Oportunidades

Historia del aeropuerto de Málaga-Costa del Sol

Nacido como punto de escala de la primera línea aérea que realizaba la ruta aérea Toulouse-Casablanca, el Aeropuerto de Málaga cuenta ya con una larga historia tras de sí. Una historia que está ligada también al gran desarrollo turístico experimentado por la Costa del Sol de nuestro país, y que ha permitido durante todo este tiempo que miles y miles de visitantes de todo el mundo continúen disfrutando de las maravillosas playas y descubriendo su interesante cultura. Es por tanto difícil imaginar el importante crecimiento de Málaga y su región, si no hubiese contado con un aeropuerto que continuamente ha ido adaptándose a las necesidades y características que han ido surgiendo con el transcurso de los años. Una adaptación que se ha traducido en una mejora continua de sus instalaciones, que Aena ha propiciado a través del denominado Plan Málaga.

 

El aeropuerto de Málaga-Costa del Sol nace el nueve de marzo de 1919 cuando un avión que sobrevolaba la ciudad buscando aterrizar, tomó tierra en una parcela llamada “El Rompedizo”.

 

En este, iba Pierre Latécoère que buscaba lugares en España para instalar diferentes aeródromos. Su principal objetivo era establecer una aerolínea comercial que uniera Francia con las colonias francesas situadas en África a través de España y más adelante diera el salto hasta Sudamérica.

 

En 1937, el aeropuerto de Málaga - Costa del Sol se convierte en base aérea y donde se ubican las escuelas de Tripulantes, Observadores y Especialistas del ejército del aire.

A mediados de 1946, el aeropuerto se abre al tráfico nacional e internacional convirtiéndose así en un aeropuerto aduanero.

A partir de 1960, el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol sufre un cambio radical en el diseño del aeropuerto con la configuración de una nueva zona terminal en el centro geométrico. Esta zona se localiza kilómetro y medio al norte del área terminal ya existente donde se construye un nuevo estacionamiento de aviones, la torre de control, una central eléctrica y un edificio terminal de pasajeros.

 

El aeropuerto, pasó de llamarse “El Rompedizo” o “García Morato” a llamarse oficialmente aeropuerto de Málaga-Costa del Sol en 2011 habiendo sufrido otro cambio anteriormente.

Con el crecimiento del tráfico, se construye un nuevo edificio terminal inaugurado en 1991 que recibe el nombre de “Pablo Ruiz Picasso” y que está configurado en dos plantas independientes en las que se diferencian los flujos de llegada y salida de pasajeros.

 

En 1995 se inaugura un parking de vehículos conectado mediante un túnel con el sótano de la terminal de pasajeros remodelado para acoger además, los servicios de alquiler de vehículos sin conductor y se restaura el antiguo edificio de viajeros pasando a ser la terminal de aviación general. En la zona norte se levanta un hangar para el mantenimiento de aeronaves junto a un terminal de mercancías que se inaugura en 1996.

 

En 1997 se amplía el estacionamiento de aeronaves dotado de un sistema de suministro de combustible por medio de hidrantes.

A finales del 2002, se inaugura una nueva y moderna torre de control con las últimas tecnologías e incorpora el sistema “Victor” que a través de una consola presenta visualmente todos los datos necesarios y tiene como objetivo facilitar el trabajo y la agilidad al controlador.

 

Debido al fuerte crecimiento del turismo en la Costa del Sol y con el fin de atender el rápido aumento de pasajeros, se construye un nuevo edificio terminal, un aparcamiento de vehículos y la ampliación del campo de vuelos.

 

Esta nueva Terminal, se une a las ya existentes conformando así las denominadas T1, T2 y T3 con capacidad para más de 9000 pasajeros. Esta última terminal, fue inaugurada en marzo de 2010.

 

Además, se cuenta con un aparcamiento de 2500 plazas, aparcamientos de autobuses en el sótano de la T3 con capacidad para 50 vehículos y la estación de trenes de la línea Málaga-Fuengirola.